La alcaldesa ha estado acompañada por Francisca Sauquillo, quien desde su despacho de abogados redactó los estatutos de esta asociación 

  • Fue una de las primeras asociaciones legalizadas en España (1968) e inició el camino del movimiento vecinal en la ciudad y en la región

 

Madrid, 8 junio 2018

Palomeras Bajas fue uno de los barrios de Madrid que, en la década de los 50 del pasado siglo, recibió un mayor número de inmigrantes procedentes de otros puntos del territorio español, sobre todo de Andalucía y Extremadura. Llegaban con la esperanza de un futuro mejor, dejando atrás la pobreza y, en muchos casos, el miedo a las represalias de la posguerra. La llegada no fue fácil. Duras condiciones de vida, sin servicios ni infraestructuras básicas para una población que iba creciendo día a día. Lo ilustra bien una cifra: en 1966, en Palomeras Bajas residían ya 23.000 personas que fueron creando un tejido social que cristalizaría dos años más tarde, en 1968, con la legalización de la Asociación Vecinal Palomeras Bajas, una de las primeras autorizadas en España y que marcó el camino al movimiento vecinal del resto de la ciudad y de la región.

Hoy viernes, 8 de junio, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, se ha acercado a este barrio del distrito de Puente de Vallecas para celebrar con sus vecinos y vecinas el medio siglo de andadura de esta asociación. Lo ha hecho acompañada, entre otros, por el concejal del distrito, Francisco Pérez; el presidente de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), Enrique Villalobos, y por una persona que es todo un símbolo en la historia de esta agrupación, Francisca Sauquillo, actual presidenta del Comisionado de la Memoria Histórica y artífice de la redacción y aprobación de los estatutos de la asociación. Lo hizo al amparo de la Ley de Asociaciones de 1964, que abrió la puerta del asociacionismo vecinal y que encontró en Palomeras Bajas un sustrato de ilusión y ganas de trabajar por el barrio.

 Junto a ellos, otra figura clave, la del párroco Gabriel Rosón. Unidos y al grito de “El barrio es nuestro”, consiguieron frenar los planes parciales concebidos para acabar con estos asentamientos de la periferia madrileña y ver cómo llegaban los servicios básicos -el agua,  la luz o el alcantarillado-. Reivindicaciones a las que se sumarían demandas de democracia y libertades políticas.

Medio siglo trabajando por el barrio

Desde entonces han pasado 50 años, resumidos en un vídeo que se ha proyectado durante la celebración. Allí ha estado también el expresidente de la asociación Angel M. Araujo, el arquitecto Mariano Calle y el escultor Juan Bordes.

La asociación ha querido compartir con todo el barrio su cumpleaños. Por ello ha diseñado un programa festivo que durante todo el día de mañana, sábado 9 de junio, llevará a las calles música, teatro,  baile y verbena, sin olvidar la exposición fotográfica que recorre lo que ha sido y es la vida en Palomeras Bajas. /

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s