La pandemia del COVID-19 profundiza la crisis de los cuidados en América Latina y el Caribe Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL)

Channel 1 Los Angeles

4/6/2020

La pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) ha puesto de relieve, de forma inédita, la importancia de los cuidados para la sostenibilidad de la vida y la poca visibilidad que tiene este sector en las economías de la región, en las que se sigue considerando una externalidad y no un componente fundamental para el desarrollo. La crisis sanitara en curso pone en evidencia la injusta organización social de los cuidados en América Latina y el Caribe. Urge pensar las respuestas a las necesidades de cuidados desde un enfoque de género, ya que, como ha demostrado la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en reiteradas ocasiones, son las mujeres quienes, de forma remunerada o no remunerada, realizan la mayor cantidad de tareas de cuidados.

La excesiva carga de cuidados de las mujeres
1. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado, entre otras cosas,
mantener el distanciamiento social para reducir la velocidad a la que el virus se está
propagando. Esta necesaria medida supone el cierre de los centros educativos y
brinda un fuerte impulso al trabajo a distancia.
2. A 30 de marzo de 2020, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para
la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), 37 países y territorios de la región han
cerrado sus escuelas a nivel nacional (UNESCO, 2020). Ello implica que al menos
113 millones de niñas, niños y adolescentes se encuentran en sus casas para prevenir
la expansión del virus. Los cierres de estos centros de enseñanza suponen que deben
brindarse 24 horas diarias de atención a esta población, lo que sin duda sobrecarga
el tiempo de las familias; en particular, el de las mujeres, que en la región dedican
diariamente al trabajo doméstico y de cuidados no remunerados el triple del
tiempo que dedican los hombres a las mismas tareas.
3. Con anterioridad a la crisis sanitaria del COVID-19, en los países de la región sobre
los que se dispone de datos, las mujeres destinaban a las actividades de trabajo
doméstico y de cuidados entre 22 y 42 horas semanales.
Las desigualdades de género se acrecientan en los hogares
de menores ingresos
4. Las desigualdades de género se acentúan en los hogares de menores ingresos,
en los que la demanda de cuidados es mayor (dado que cuentan con un número más
elevado de personas dependientes). Además, se acentúan otras desigualdades, ya
que es muy difícil mantener el distanciamiento social cuando las personas infectadas
habitan en viviendas que no cuentan con el suficiente espacio físico para proporcionar
atención sanitaria y proteger a los grupos de alto riesgo de la exposición al virus.
5. La desigualdad en el acceso a los servicios básicos sigue siendo una problemática
regional. Por ejemplo, en 2018, un 13,5% de los hogares de la región no tenía acceso
a fuentes de agua mejoradas, situación que se agudizaba en las zonas rurales, donde
la cifra alcanzaba el 25,4%2
. Por otra parte, las mujeres que viven en hogares con
1 Pueden consultarse más datos sobre la crisis de cuidados en la región y su impacto en la vida de las mujeres
en CEPAL (2019). 2 Datos obtenidos de Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), CEPALSTAT [en línea]
https://estadisticas.cepal.org/cepalstat/Portada.html) el 20 de marzo de 2020.
2 de abril de 2020
2
privaciones de acceso a agua potable dedican al trabajo doméstico y de cuidados
no remunerado entre 5 y 12 horas semanales más que las mujeres que habitan en
hogares sin este tipo de privaciones3
.
6. Asimismo, los estudiantes de menores recursos no pueden continuar con su educación
a través de medios digitales, ya que no todos los hogares ni centros educativos
disponen de las herramientas, las capacidades y las tecnologías necesarias para
operar en esta modalidad.
7. Según los datos de la CEPAL a 2017, únicamente un 52,2% de los hogares de América Latina
y el Caribe tenían acceso a Internet y un 44,7% disponían de un computador. A esto
se suma el hecho de que, para poder implementar la modalidad de educación a
distancia, se requiere contar con una serie de habilidades y capacidades, tanto en
el caso de los trabajadores del sector educativo, que en su mayoría son mujeres
(un 69,8% de total de ocupados en este sector4
), como en el de los estudiantes y de
quienes supervisan y apoyan estas actividades en los hogares.
8. Con la crisis, se hace evidente la brecha de capacidades en el uso de las tecnologías
de la información y las comunicaciones necesarias para implementar la educación
a distancia, así como en las habilidades que poseen tanto los profesionales de
la educación como los padres, las madres y los estudiantes. Este es un desafío
pendiente en la región, especialmente en el caso de las mujeres de los estratos de
menores ingresos.
La relevancia de los cuidados de salud
9. En lo que respecta a los cuidados de salud, ya en 2016, la CEPAL advertía sobre la
complejidad de la organización de la atención a la salud y sobre cómo las familias
se hacen cargo de los cuidados de salud de sus integrantes. Esto implica, entre otras
tareas, la compra de medicamentos, la contratación de servicios y el cuidado directo
de las personas enfermas.
10. Esta situación ocurre por diferentes razones; entre ellas, el costo de los servicios de
salud, que dificulta el acceso a la atención médica, especialmente en el caso de las
personas de sectores de ingresos bajos. Para cuantificar estos cuidados no remunerados,
en México, por ejemplo, se estimó que el valor monetario de los cuidados de salud
brindados en el hogar equivalía al 85,5% del valor de los servicios hospitalarios y que
las mujeres aportaban con su trabajo un 72,2% de ese valor monetario (CEPAL, 2017).
11. En este nuevo escenario, en que los sistemas sanitarios están operando al máximo
de sus capacidades, mucha de la atención de salud se traslada a los hogares, lo
que, sin políticas de corresponsabilidad, sin duda aumenta la presión ejercida sobre
el tiempo de cuidados, en particular en el caso de las mujeres. Los grupos de alto
riesgo, como las personas mayores, requerirán apoyo para realizar las tareas más
rutinarias y básicas, como la compra de alimentos y de medicinas o las visitas
médicas, entre otras.
12. Los resultados de un estudio llevado a cabo sobre este tema en Chile indican que, del
total de la población de 65 años y más que se encuentra en situación de dependencia,
un 80% cuenta con una persona cuidadora que vive en el mismo hogar; un 34,2% cuenta
con una persona cuidadora fuera del hogar, además de un familiar; un 16,1% recibe
cuidados exclusivamente fuera del hogar, y un 4,5% no cuenta con ayuda de terceros
para su cuidado (CEPAL, 2019).
13. Algunas encuestas de uso del tiempo de América Latina permiten conocer los cuidados
que se brindan a las personas mayores dentro de los hogares. En México, la Encuesta
Nacional sobre Uso del Tiempo ofrece datos sobre el tiempo que se dedica a los
cuidados de la población de 60 años o más e incluye información sobre actividades
de apoyo al uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones, traslados
3 Datos obtenidos mediante procesamientos de encuestas de uso del tiempo de la región en ciudades capitales. 4 Datos obtenidos mediante procesamientos de encuestas de hogares de 16 países (alrededor de 2017)
disponibles en la base del Banco de Datos de Encuestas de Hogares (BADEHOG) de la CEPAL.
Es necesario un cambio de
paradigma asociado a la
consideración del cuidado como
un derecho universal que exige
la creación y articulación de
prestaciones para su garantía
progresiva dentro de los países,
con implicancias sustantivas en la
institucionalidad de las políticas
de cuidado, la definición del rol
del Estado y la instalación de
una lógica de corresponsabilidad
social. Para ello, resulta
imprescindible adoptar medidas
que favorezcan a quienes
requieren y proveen cuidados
desde una perspectiva integral
e integrada.
Además, en el ámbito doméstico,
es necesario avanzar hacia una
mayor corresponsabilidad entre
hombres y mujeres y, para esto,
hace falta formular políticas
culturales, de uso del tiempo
y económicas que apoyen un
cambio de comportamiento y una
redefinición de roles.
3
y acompañamiento, aunque la persona mayor no sea dependiente ni tenga una
discapacidad. En los hogares con presencia de personas de este rango de edad, las
mujeres destinan 18 horas semanales a este tipo de cuidados y los hombres, 15.
En Guatemala se recopilan datos sobre el tiempo total dedicado al cuidado de
personas de 60 años de edad o más, pero no se detallan actividades específicas;
allí, las mujeres destinan 15 horas semanales al cuidado de las personas mayores y
los hombres, 13 (CEPAL, 2018).
14. La presión sobre los sistemas de salud afecta significativamente a las mujeres,
ya que estas representan el 72,8% del total de personas ocupadas en ese
sector en la región5
. El aumento de la presión ejercida sobre los sistemas de salud
se ha traducido en una serie de condiciones de trabajo extremas, como extensas
jornadas laborales, que se suman al mayor riesgo al que se expone el personal de
la salud de contagiarse del virus. Para sobrellevar esta crisis de manera sostenible,
garantizar a las mujeres empleadas en el sector de la salud condiciones de trabajo
decente debe constituir una prioridad.
15. A su vez, las mujeres que trabajan en este sector no dejan por ello de tener a su
cargo en el hogar personas dependientes o que necesitan cuidados. Deben seguir
asistiendo a sus trabajos con esta responsabilidad, lo que las somete a sobrecargas
de trabajo y un mayor nivel de estrés durante esos períodos. Cabe mencionar que
esta situación se da en un contexto regional en que persiste la discriminación salarial,
pues los ingresos laborales de las mujeres que trabajan en el ámbito de la salud son
un 25% inferiores a los de los hombres del mismo sector (CEPAL, 2019).
La fragilidad del trabajo doméstico remunerado
16. La crisis de los cuidados se agudiza en estos contextos y sus consecuencias
se manifiestan fuertemente en el trabajo doméstico remunerado, sector en el
que trabaja un 11,4% de las mujeres ocupadas en la región. Según estimaciones
de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), un 77,5% de las personas que se
dedican a esta labor se encuentran en la informalidad (OIT, 2016).
17. La vulnerabilidad de las trabajadoras domésticas remuneradas en este contexto es
producto de la ausencia de regulación, las menores probabilidades de ejercer su
derecho a asociarse o a negociar colectivamente y la falta de valoración social de
este tipo de trabajo en América Latina y el Caribe.
18. Esta vulnerabilidad se manifiesta, en primer lugar, cuando el aumento de las tareas
relacionadas con el cierre de escuelas, el incremento de la demanda de cuidados
de salud y la necesidad de elevar los estándares de higiene en los hogares recae
sobre ellas. Esta situación las deja más expuestas al contagio si hubiera personas
infectadas en el hogar donde trabajan. Por otro lado, en un contexto en el que se
recomienda el distanciamiento social o se restringe la circulación, es evidente que
las trabajadoras domésticas no pueden realizar su trabajo a distancia, por lo que
experimentan incertidumbre acerca de su remuneración, sobre todo en el de caso
de aquellas que no cuentan con un contrato formal. En tercer lugar, la demanda de
cuidados específicos en el contexto de la pandemia les exige realizar tareas para las
cuales no necesariamente están preparadas o capacitadas, como la administración
de medicinas o la vigilancia del estado de la salud de las personas a las que cuidan.
19. Asimismo, la falta de fiscalización laboral en muchos países las deja desprotegidas
ante la exigencia de los empleadores de continuar trabajando en un contexto de
crisis. La experiencia en otras regiones del mundo muestra que, en situaciones de
cuarentena, las trabajadoras domésticas migrantes que viven en sus lugares de trabajo
continúan realizando sus actividades sin recibir las remuneraciones correspondientes,
lo que no solo las deja a ellas sin dinero, sino que imposibilita el envío de remesas
a sus países de origen (Owen, 2020).
5 Datos obtenidos mediante procesamientos de las encuestas de hogares de 16 países (alrededor de 2017)
disponibles en la base del Banco de Datos de Encuestas de Hogares (BADEHOG) de la CEPAL.
4
La importancia de las políticas con enfoque de género
20. Hoy, cuando las economías se ven golpeadas por una crisis de salud sin precedentes,
es esencial alertar sobre el hecho de que las medidas económicas y sociales que se
consideren para paliar los efectos de esta situación no deben suponer recortes fiscales
que afecten los avances hacia la igualdad de género ni deterioren la autonomía de las
mujeres. En particular, es importante que el tiempo de las mujeres no se convierta,
como ha sucedido a lo largo de la historia, en un factor de ajuste del que los
Estados disponen para afrontar la crisis y los nuevos escenarios económicos.
21. La complejidad del problema exige actuar de manera coordinada mundial y
regionalmente, mediante acciones colectivas que permitan hacer frente a la crisis
con resiliencia, sin olvidar la diversidad de las mujeres que habitan en la región y los
efectos diferenciados que esta crisis tendrá sobre sus vidas. Las políticas y medidas
que se evalúen deben tener en cuenta cuáles serán las consecuencias sobre las
mujeres migrantes, las trabajadoras domésticas remuneradas, las trabajadoras del
sector de la salud, las cuidadoras, las trabajadoras informales y también aquellas
que trabajan de manera no remunerada en los hogares.
22. Las estrategias que se adopten para enfrentar la crisis deben implementarse
fortaleciendo el trabajo coordinado con los mecanismos para el adelanto de las
mujeres, y contando con la participación de las organizaciones y los movimientos
de mujeres y feministas, de mujeres indígenas, afrodescendientes, rurales y de
las comunidades de base, a fin de que contribuyan al diseño de estas estrategias
adaptándolas a sus realidades (CEPAL, 2020).
23. En este contexto de crisis, cuando el actual sistema de organización económica deja
en evidencia que se sostiene en los cuidados —en concreto, en los cuidados de
salud y la generación de las condiciones que garantizan la vida de las personas—,
resulta imprescindible visibilizar y redistribuir este trabajo que las mujeres realizan
tanto dentro como fuera de los hogares. Como ha advertido la CEPAL, uno de los
desafíos más importantes que tiene la región es la reorganización social de
los cuidados para alcanzar la plena corresponsabilidad entre el Estado, el
mercado y las familias.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.